Waste Prevention Campaigns

English | Español
 
Únete a los Oregonians y elige ropa que dure y reduce los desperdicios a la vez que te ahorras dinero. La ropa de baja calidad se desgasta rápido, causa desorden en los armarios y termina en la basura. La ropa de buena calidad está disponible para todo los presupuestos, está hecha para que dure. Te invitamos a que busques ropa de calidad que consideramos es sensato.
 


 

Conoce los números

  • Los consumidores compramos cada vez más ropa, pero la usamos menos. En la actualidad, el consumidor promedio compra un 60 % más prendas de vestir por año y las conserva cerca de la mitad del tiempo que hace 15 años.
  • Los productores textiles aumentan su producción para satisfacer esta demanda. Entre los años 2000 y 2014, la producción textil se duplicó en todo el mundo. En el 2014, la cantidad de prendas de vestir superó los 100 mil millones.
  • Muchas de las prendas son de baja calidad y no duran tanto como solían. De hecho, la vida útil de los productos de consumo, como la ropa, se acortó en un 50 % de 1992 a 2002.
  • Esto significa que muchos de esos artículos van a parar como basurera. ¡Los estadounidenses tiramos más de 32 mil millones de libras de productos textiles por año!
  • Para la fabricación de ropa, se emplean muchos recursos: Hacer una camiseta y un par de jeans puede consumir más de 1,500 galones de agua. Eso equivale al agua que una persona bebe durante 13 años.
  • Si extendiéramos la vida útil de la ropa solo tres meses, podríamos reducir la cantidad de recursos, incluyendo agua y desperdicios por un 10 %.
 

Descubre cómo puedes ayudar (Folleto)

Que una prenda sea de buena calidad no significa que sea “cara”. El precio de las prendas de vestir no determina su calidad. Los cuidados simples pueden hacer que esa ropa dure más, y te ahorran la molestia y el costo de reemplazarlas. Estos pasos sencillos te pueden ayudar a extender la vida útil de la ropa y de tu inversión:
 
  • Tela: Todas las telas, ya sean naturales o sintéticas, tienen ventajas y desventajas. Ten en cuenta la calidad de la tela en sí (grosor, suavidad, elasticidad, etc.) y si esta tela es la adecuada para ese artículo en particular. ¿Será cómoda y duradera?
  • Hilos de buena calidad y puntadas parejas: Estrecha con cuidado la tela para ver si los hilos se cortan o se salen. Fíjate que las costuras o los dobladillos no estén ondeados, o torcidos. Evita las prendas que no mantengan su forma.
  • Bordes y dobladillos: Los bordes o dobladillos cortados o “al natural” pueden hacer que las prendas se descosan o que queden hilos colgando. Ten cuidado al elegir prendas como estas, ya que pueden requerir un lavado especial.
  • Patrones coincidentes: Si la prenda de vestir tiene rayas o cuadros, el patrón debe coincidir a la altura de las costuras.
  • Forros: En los abrigos u otra vestimenta forrada, asegúrate de que el forro tenga una buena caída y que no esté suelto ni fruncido.
  • Calidad de botones y ojales: Los ojales deben estar bien cosidos, no deben tener hilos sueltos ni bordes de tela a la vista. Prueba introducir el botón en el ojal para asegurarte de que la prenda sea fácil de abotonar.
 
  • Lávala correctamente: Sigue las instrucciones de las etiquetas para que la ropa luzca mejor y dure más.
  • Considera utilizar agua fría: En la mayoría de los lavados, puedes usar agua fría y menos jabón que el indicado. Esto evita la exposición excesiva al calor o a sustancias químicas que contribuyen a la decoloración o al desgaste de la ropa.
  • Junta las prendas similares y dalas vuelta: Cuando laves jeans y camisetas estampadas, voltéalas al reverso para evitar que se decoloren y se desgasten. Lava prendas similares juntas (puedes lavar todos los jeans juntos, por ejemplo) para que las telas más duras no desgasten las telas más blandas.
  • Usa la secadora con moderación: Las temperaturas elevadas decoloran y encogen la ropa, además de quebrar las fibras elásticas de la ropa, lo que puede ocasionar que la ropa se rompa y se estire. Seca la ropa al aire siempre que puedas. Si no tienes otra opción que secarla en secadora, utiliza el ajuste de temperatura más bajo.
  • Para quitar las manchas: Investiga qué tipo de cuidado requiere la mancha. ¿Se debe usar algún tratamiento especial para quitarla? ¿Con agua fría o caliente? Una búsqueda rápida por Internet puede salvar la prenda que tanto te gusta.
  • Arreglos simples: Aprende el oficio sencillo, pero satisfactorio, de coser un botón, remendar una rasgadura o colocar un parche.
  • Recurre a expertos: Busca una buena lavandería y un sastre que puedan ayudarte a mantener tu ropa limpia y con buen calce.
Cada prenda en tu armario tiene un costo por uso: cuánto más uses esa camisa o ese par de jeans, más provecho le sacarás a tu inversión. Un armario que contenga una cantidad adecuada de prendas de buena calidad durará más que uno repleto de ropa desechable y de mala calidad. Elige ropa de calidad: te verás bien, ahorrarás dinero y ayudarás al medio ambiente.

 

Acerca de esta campaña

Hagamos que cada hilo cuente es una campaña de concientización de la población que provee incentivos a los Oregonians a adoptar una actitud diferente al comprar ropa, escoger y extender la vida útil de las prendas. Los Oregonians son consumidores inteligentes y prácticos. Esta campaña presenta simples pasos que pueden reducir en gran medida el impacto ambiental de los materiales que comúnmente se encuentran como desechos en Oregon.